Expo Cultura

Fecha: Lunes, 21 Mayo, 2012 - 14:11

Trabajadores ferroportuarios

Es cierto que el perfil del puerto whitense cambió en las últimas décadas, el recorrido fotográfico del Museo Taller lo muestra con imágenes del trabajo ferroviario y portuario de hoy.
“Debajo de la taza de café te vas encontrar con los catangos que reparan las vías de la playa de maniobras concesionada a Ferroexpreso Pampeano o con los carpinteros que arman los encofrados del nuevo elevador que edifica la trasnacional Toepfer. Obreros que la magnitud de sus obras suele volver, paradójicamente, invisibles”, invitan.
Rodolfo Díaz, autor de la muestra, nos recibe con el mejor café de La Casa del Espía y nos cuenta sobre los trabajos. “En esta serie, vemos a los trabajadores de Edes, que vienen a cambiar los transformadores que hay en este patio”. Las mesas del café secreto se transformaron en una fotogalería horizontal. “Y en esta mesa están los que controlan el cereal en los vagones, tienen un instrumento especial que permite evaluar los cereales trasladados desde el fondo hasta la superficie, de esta forma, se garantiza la calidad de los productos”.
La exposición “Cascos amarillos” es la ensayo de la paciencia y el detenimiento: “Y para probar eso de que tanto el paisaje como su observador son complejas construcciones históricas, te proponemos comparar estas fotos con las imágenes de los contingentes obreros de otras épocas que hay repartidas por el museo”, donde es posible observar multitudes y agitaciones. En cambio, ahora “¿cómo puede ser que un puerto que hoy trabaja sin parar, parezca al mismo tiempo vacío?”.
Los relatos del puerto son, también, historias sencillas, cotidianas, próximas y acompasadas de un pulso portuario destinado a mutar y adaptarse a este nuevo siglo. Y sí afuera vuela polvillo para enredarse entre nubes y Castillo. Una visita a la ex usina Gral. San Martín es recomendada porque “el viento del puerto arrastra historias”.

Autor: Redacción EcoDias