PARA VER Y CONSIDERAR Cine

Fecha: Martes, 17 Abril, 2018 - 00:00

A todas luces

Un cortometraje argentino fue confirmado como el más premiado de la historia en su categoría.

A principios de marzo, Luminaris (2011) de Juan Pablo Zaramella obtuvo un certificado de los Guinness World Records -el nombre que lleva desde 2000 el viejo “Libro Guinnes de los Records”- como el cortometraje con más premios y ya lo ostenta entre sus títulos de crédito.
Para ser exactos son 324 premios -hasta el momento al menos- y sus tan breves como estupendos seis minutos de metraje se bastan y sobran para merecerlos uno a uno.
Se realizó aplicando la técnica de animación stop motion a escenarios, actores y objetos reales y buena parte del protagonismo asumido por la iluminación -lograr las tomas en exteriores requirió buena parte de los dos años de producción- y la música -el tango instrumental” Lluvia de estrellas” compuesto por Oscar Maderna en 1948- con un resultado asombroso y de inconfundible porteñidad.
La fruta no cayó lejos del árbol porque su autor es porteño y para cuando estrenó este corto ya tenía una carrera exitosa como animador, director y productor independiente y había ganado importantes premios con trabajos anteriores.
De hecho, en 2010 le habían dedicado una muestra especial en el Festival Internacional de Animación de la ciudad francesa de Annecy -el más prestigioso en la especialidad- y allí después ganó con Luiminaris el premio del público y el Fipresci y ese mismo año estuvo entre los preseleccionados para el Oscar 2012, que debe ser de los pocos galardones que se le han “escapado”.
El record seguramente es un halago para su autor y la cinematografía local, pero lo interesante para el público es que el cortometraje puede verse en cualquier momento y con gran calidad de imagen desde el sitio www.zaramella.com.ar/ o directamente en Vimeo.
Sitio para visualizar o compartir material como en el caso de Zaramella, que además de esta historia fantástica, donde el anónimo empleado de una fábrica de lamparitas se anima a tener un plan fuera de su trabajo de sol a sol, da acceso gratuito a trabajos previos y posteriores que valen definitivamente la pena ver.

Autor: Silvana Angelicchio