Granja Agroecológica “Los Tamariscos” Economía social

Fecha: Lunes, 14 Mayo, 2012 - 15:43

Reconstruyendo la Tierra con nuestro trabajo

Un grupo de adolescentes, colmados de ilusiones y la pasión característica de su edad, contagian su impulsividad por “reconstruir la Tierra”, como uno los más fuertes compromisos que tienen dentro de la granja agroecológica Los Tamariscos.

Ubicada en Chile 3500, más allá de del barrio Moresino de Bahía Blanca, este espacio de 7 hectáreas merece ser conocido. Una tranquera víctima de las inclemencias del tiempo y el clima, nos da paso a otro aire. Y luego de algunos metros el cartel rotulado con el nombre de la granja “Los Tamariscos”, nos da la bienvenida. La huerta, los árboles, los animales, el camino marcado por las ruedas de la camioneta, la casa… son como la escenografía de una kermés.
El proyecto se inicia hace aproximadamente 9 años, junto con un equipo de personas capacitadas para llevar a cabo las actividades que van más allá de las tareas específicas de granja.
Las 3 áreas que sostienen la base de este proyecto son: educación, organización grupal y producción.
 “Realizamos todas las tareas de granja, por ej. huerta y cría de animales, adquiriendo los conocimientos del oficio ya que ésta granja tiene la particularidad de ser educativa. Algunos de nosotros estamos cursando el secundario y nos ayudan con las tareas escolares. Además recibimos capacitación certificada sobre las distintas actividades de la granja”, destaca el joven Emanuel, de 18 años).
A través del apoyo escolar diario y el contacto con las escuelas donde concurren los chicos y chicas, una docente acompaña este proceso revisando carpetas, explicándoles ejercicios, preparándolos para los exámenes, con intenciones de desarrollar en los chicos mayor responsabilidad e interés para fortalecer la educación formal y así dar continuidad a su concurrencia o prepararlos para su inserción en caso que aun no estén dentro del sistema educativo. Esta línea de acción en base a la educación, se piensa un poco más ampliamente que la escolaridad, ya que también se da lugar a la capacitación técnica para el manejo y gestión de las producciones.
A su turno, Dionel, también de 18, reseña: “Somos un grupo de jóvenes que trabajamos y nos capacitamos en distintas tareas de granja con la idea principal de no afectar el medio ambiente produciendo sin químicos. Esto nos permite brindar productos ecológicos y concientizar a la comunidad de cuidar la Tierra. También vamos aprendiendo a trabajar en equipo”.
Como otro eje del proyecto, se promueve el trabajo solidario en equipo, la participación en decisiones grupales y la búsqueda de la conformación de una alternativa laboral asociativa: “Nos encargamos de trabajar la tierra y los animales sin químicos, de manera sana para su bienestar y para una mejor calidad de vida”, pone de relieve Lisandro, de 17.
En cuanto a la producción de alimentos, se realiza con un enfoque ecológico, con lo cual no sólo se busca la sustentabilidad económica, sino también la ambiental. Sin afectar el medio ambiente y en consonancia con los procesos naturales, se producen pollos, huevos, conejos y lechones. Las verduras se cultivan con abonos naturales, rotación de cultivos, diversidad de especies, riego por goteo (el cual ahorra agua), mínima labranza y autoproducción de semillas. Además de produce lombricompuesto a partir del reciclado de estiércol animal, de la propia producción.
Así, diariamente, en Los Tamariscos se manifiesta una caricia a la naturaleza, un mimo a nuestra Madre Tierra, un respetuoso cuidado a la conservación de nuestra cultura, para no extinguir el alma.

Intercambio en Uruguay
Del 5 al 9 de enero pasado, Dionel, Franco y Emanuel participaron de la Feria de Economía Social y Solidaria en Atlántida, Uruguay, junto a miembros de distintas instituciones y emprendedores de la ciudad y de otros lugares.
“Fuimos para conocer otras realidades e intercambiar ideas. Nos alojamos en una escuela, compartimos la experiencia con otras delegaciones, conocimos mucha gente y estuvimos muy cómodos. Nos sorprendió la cantidad de emprendedores que podían vivir con sus producciones. Había representantes de Paraguay, Chile, Brasil, Uruguay, etc. Tuvimos que ayudar en el armado de los puestos porque con el viento se cayeron antes de empezar la feria. Eso fue bastante cansador. Nos gustó mucho la granja que visitamos, que estaba a unos 6 kms. del encuentro. Ahí nos dieron semillas e intercambiamos ideas sobre las producciones como huerta, cerdos, conservas, etc. Nos gustaría repetir la experiencia en esta feria o en otras porque trajimos ideas y contactos que nos son útiles”.

La Tierra es nuestra madre y es también cultura. En ella nacen los elementos de nuestra cultura... Todos los alimentos que consumimos en las fiestas tradicionales; los materiales que nuestros artesanos emplean y que utilizamos para construir las casas, todos proceden de la montaña. Si perdiésemos estas tierras, no habría ni cultura ni alma (Leónidas Valdéz, cacique Cuna, de la costa atlántica de Panamá).

Contacto: granja@caritasbahiablanca.org.ar - Facebook: tamariscos la granja


Autor: Por Julia Guzmán