LA CRITICA Cine

Fecha: Martes, 17 Julio, 2018 - 00:00

Re Loca

Pilar está cerca de los 40, trabaja demasiado y tolera demasiado.
Su pareja es un plasta, su hijastro le falta el respeto, su jefe superficial ha contratado una chica más joven que quiere su puesto, le cortaron el gas, su vecino de arriba hace ruido entre otras pequeñas y desgracias.
Hasta que un encuentro en apariencia providencial consigue darle coraje para decir lo que siente a todos y mandarlos literalmente al c***, aunque el desahogo comienza a pasar factura casi de inmediato.
Versión femenina de Un día de furia (Joel Schumacher; 1993) o secuela de Relatos salvajes (Damián Szifron; 2014), que en realidad se basa en la comedia chilena Sin filtro (Nicolás López; 2016) rehecha a la medida de Natalia Oreiro y su probadísima capacidad de comediante.
Producción de Telefé y opera prima cinematográfica de Martino Zaidelis, que ya había dirigido a la actriz en varias tiras del canal. Detalles no menores porque hay algo de piloto de futura serie en esta comedia y su guion notoriamente escrito a demasiadas manos, algo que se refleja en el ritmo irregular de sus secuencias.
Aunque se acertó al lograr la identificación de los espectadores -se oyen muchas carcajadas en las salas- al mostrar los problemas cotidianos de la protagonista que se parecen a los de todos, aunque poner a maldecir a viva voz a la usualmente atildada Oreiro sea un recurso facilón de mover a risa y haya muchos hilos sueltos, como los del tan breve como importante personaje
de Hugo Arana.
Un entretenimiento con buena factura técnica, que resulta a pesar de detalles inverosímiles como la facilidad con que se deja atrás un acto de vandalismo, pero que cumple la fantasía colectiva de rebasar los límites establecidos por la convivencia y se sostiene gracias a la interpretación y la convocatoria de la protagonista.
Con respecto a los secundarios, hay que destacar al mago bahiense Radagast como mediocre empresario publicitario y a Fernán Mirás repitiendo el colgado que tan bien le suele salir.
Y el final llega con un pequeño toque realista y una advocación a Celeste Carballo y la vigencia del tema “Me vuelvo cada día más loca”.

Dirección: Martino Zaidelis
Guion:
Andrés Aloi, Diego Ayala, Sebastián De Caro, Nicolás López, Martino Zaidelis
Fotografía: Lucio Bonelli
Música: Emilio Kauderer
Intérpretes: Natalia Oreiro, Fernán Mirás, Hugo Arana, Pilar Gamboa
Origen: Argentina - 2018
Clasificación: Sólo apto para mayores de 16 años

Autor: Silvana Angelicchio