Despertando a Lilith Cultura

Fecha: Lunes, 11 Julio, 2011 - 10:24

Raquel Partnoy

Raquel Partnoy es una artista plástica, que vivió en nuestra ciudad y que actualmente reside en Washington. Ha realizado numerosas exposiciones individuales en nuestro país como en Estados Unidos.
Es parte de su obra la serie “Women Still Lives”, conjunto de retratos de mujeres artistas plásticas, “especialmente aquellas que se postergaron a los efectos de ayudar a sus compañeros, quienes fueron luego los que alcanzaron éxito en el mundo del arte”, señala al hablar de este trabajo que es fruto de la investigación que comenzó en nuestro país pero finalizó en museos y galerías de Estados Unidos donde logró encontrar información, que en general está destinada a los artistas varones.
Entre otras artistas Raquel pinta y escribe sobre Elizabeth Siddal (1829-1862): “A mediados del siglo XIX un grupo de jóvenes pintores creó en Inglaterra un nuevo movimiento que se llamó ‘La Hermandad Prerrafaelista’. Ellos reaccionaron en contra de la decadente tradición del arte académico y pintaron combinando simbolismo y realidad, inspirándose en temas reales y románticos. La mayoría de estos pintores eran también poetas.
Uno de los miembros de este grupo se encontraba en un negocio que fabricaba sombreros cuando vio a Elizabeth Siddal, quien trabajaba en el lugar como costurera. Era la perfecta figura para un trabajo que estaba realizando. Elizabeth comenzó a ser su modelo y se integró al grupo Prerrafaelista. Elizabeth, además de una hermosa mujer, era una artista de talento, pintora aficionada, que nunca estudió arte. En la época victoriana, no se esperaba de las mujeres que estudiaran, e incluso en muchas carreras profesionales no se las admitía.
Para la famosa obra ‘Ofelia’ de Millais integrante del grupo, Elizabeth tuvo que posar durante largas sesiones en una bañera cubierta de flores, en pleno invierno, por lo que contrajo pulmonía y su salud quedo resentida.
Realizó exitosas exposiciones, pero su obra tuvo que esperar más de un siglo hasta lograr reconocimiento. Ahora se encuentra en importantes museos de diversos países.
Se suicida con tan sólo 32 años. Su esposo Rossetti tiró todos sus manuscritos dentro de la tumba, pero siete años después desentierra sus poemas”.

Otra artista es Camille Claudel (1864-1943), cuya biografía se filmó en la película francesa que lleva su nombre y fue nominada a dos premios Oscar.
Sobre ella Raquel Partnoy escribe: “Distorsionada por críticos de arte e historiadores, la trágica vida de Camille Claudel puede conocerse mejor a través de su obra escultórica. Enfrentando la desaprobación de su familia y los prejuicios de su época, modeló figuras eróticas en piedra para expresar su deseo y pasión por el escultor Augusto Rodin. En un mundo dominado por el hombre, las reglas de aquella sociedad condenaron a Camille, quien fue enviada a un asilo para enfermos mentales. Humillada y olvidada por su familia y por su amante, permaneció desconectada del mundo durante 30 años, hasta su muerte.
A través de su sensibilidad Camille pudo expresar sus emociones. Sus esculturas eran pequeñas y apropiadas para ser expuestas en galerías y en colecciones privadas. Lamentablemente, los desnudos que a ella tanto le gustaban modelar fueron censurados por una prensa indignada que denunciaba sus desnudos como extremadamente eróticos y sensuales y, por los tanto, inadecuados para se exhibidos. Por el contrario, Rodin, que esculpía desnudos en tamaño natural para luego ser instalados en jardines y lugares públicos, nunca fue censurado.
En una oportunidad, los médicos que atendían a Camille sugirieron a su madre que la podía llevar a su casa, pero ella rehusó hacerlo. Hay testimonios de que Camille Claudel nunca fue insana. Quizás su mayor falta fue haber nacido antes de su tiempo, en una sociedad discriminatoria, donde le fue imposible vivir su vida de acuerdo a sus principios”.

Para oír a Raquel Partnoy y acceder a su obra visitá en Despertando a Lilith http://www.despertandoalilith.org/?p=90.

Autor: Despertando a Lilith