Cicopa - América Economía social

Fecha: Lunes, 25 Junio, 2012 - 13:31

Río +20

Las cooperativas de trabajo americanas de la Organización Internacional de las Cooperativas de Producción Industrial, Artesanal y de Servicios (Cicopa- América), reunidas en su primer Asamblea Ordinaria, en el marco de la II Cumbre Cooperativa de las Américas organizada por la ACI - Américas, acordaron una declaración, con vistas a contribuir a las reflexiones que deberán dar lugar a un nuevo rumbo del desarrollo mundial. Compartimos partes de esa declaración.

“Las cooperativas de trabajo por un nuevo horizonte.
Momentos como estos nos llevan a reflexionar cuál es el modelo de producción, distribución y consumo que queremos: para las cooperativas y la economía solidaria es un momento de oportunidad pues tiene el poder de involucrar los principales actores locales, regionales, nacionales e internacionales en el intento de mitigar los efectos devastadores de la crisis instalada y cambiar los modelos de desarrollo.
Entendemos que promover las cooperativas y la economía solidaria, fundadas en los principios y valores cooperativistas de la igualdad y la equidad, de la solidaridad, de la democracia, son de fundamental importancia en la construcción de una sociedad verdaderamente sustentable”.
“Con entusiasmo las cooperativas han demostrado a lo largo de su trayectoria, ser un modelo que incluye millones de trabajadoras y trabajadores, asociando cerca de 1.000 millones de cooperativistas en el planeta, con más de 100 millones de puestos directos de trabajo, contribuyendo a la mejor y más equitativa distribución de la renta, integrando en sus Principios la inclusión de género, juventud y respeto al entorno y el ambiente”.

El Nuevo Rumbo Solidario
“Consideramos que para la concreción del Desarrollo Sustentable es necesario colocar en forma armónica e integrada al menos cuatro dimensiones fundamentales del desarrollo: la económica, la social, la ambiental y la ética, política e institucional. Para ello será necesario cambiar los paradigmas actuales de los modelos de producción, consumo y distribución de renta, siendo necesarios los recursos que permitan la transición de una economía excluyente a una capaz de ampliar oportunidades de generación de puestos de trabajo decente pautados por el nuevo patrón de producción.
Un ecosistema económico más próximo a los desafíos de dignidad humana y cuidado ambiental debe dejar de girar en torno las grandes transnacionales como protagonistas hegemónicos, dando lugar a un amplio y diversificado universo de empresas de economía Social y solidaria. Una economía más cerca de los propios usuarios y trabajadores, mucho más arraigada a nivel local, con una fuerte preocupación y solidaridad internacional”.

Fuente: Fecootra

Autor: Redacción EcoDias