PREVENIR Y EDUCAR Locales

Fecha: Martes, 20 Noviembre, 2018 - 00:00

Por una buena convivencia digital

Una jornada dedicada a desarrollar estrategias de prevención y contención de situaciones de acoso virtual instauró un nuevo diálogo para hablar de grooming, ciberbullying y sexting.

El 13 de noviembre es el Día Nacional de Lucha contra el Grooming, la fecha recuerda que en el año 2013, el Senado aprobó la Ley 26.904, por la cual se incorpora al Código Penal esta figura. En la ciudad se desarrolló una actividad formativa vinculada a desarrollar habilidades y estrategias de prevención y contención del acoso virtual. El evento fue impulsado por la Secretaría de Políticas Sociales, UNICEF, el Ministerio de Desarrollo Social y el Honorable Concejo Deliberante y se desarrolló en el salón Héroes de Malvinas del municipio.

Cifras alarmantes
La edad promedio de acceso a las redes sociales es los 10 años, las que hacen punta en el hecho son las niñas. Estos datos fueron aportados por el Programa de Convivencia Digital de UNICEF, “son una radiografía, una foto de cómo es el consumo y el uso de internet por parte de los chicos”, el estudio se realizó entre menores de 13 a 18 años en el año 2016. La llegada de internet a los más pequeños es una preocupación constante, ya sea por cómo condicionan la mirada del mundo como la intersubjetividad creada entre humanos. “El principal foco está puesto en que los chicos puedan ejercer una ciudadanía digital responsable y segura, para eso hay más de 12.000 chicos que pasaron por los talleres de sensibilización, dados en 14 localidades”, apuntaron representantes de UNICEF, que trabajan junto a la gobernación de la provincia y Ser Digital. “Seguramente este dato ilustrativo ya cambió y ahora los chicos navegan mucho más y lo hacen con más autonomía, y también están más expuestos”, afirmaron, y acotaron que “a medida que el nivel socioeducativo es más alto los chicos ingresan antes a las redes sociales, por lo tanto, tenemos menores de 7 años frente a los dispositivos más usados como son los celulares”. Los dispositivos portátiles son los preferidos para los pequeños, sean las pantallas de los celulares como las tablets.
Dentro de los hábitos naturalizados en la vida de cualquier persona se destaca el de estirar la mano y mirar el celular como primera acción del día. El 51% de chicas y chicos se mantienen conectados todo el día, dentro de este porcentaje más del 80% lo usan constantemente, mientras el 20% lo hace entrecortadamente. “En cuanto a las experiencias negativas en internet hablamos de que 8 de cada 10 chicos las han tenido, sea propia o vista desde cerca en un compañero o amigo”. Se subraya que el 50% han recibido mensajes desagradables acerca de su persona. Una de las iniciativas de UNICEF este año fue la propuesta “Instagramero por un día”, una de las redes más utilizadas por los más jóvenes, dentro de la iniciativa se proponía que los adolescentes manejaran la cuenta de Instagram con un video de un minuto podían participar. De los enviados, se rescató la voz de Sofía, “si yo fuera influencer por un día querría resaltar el tema de la violencia en el colegio, la falta de apoyo que hay de los alumnos, y cada vez hay más chicos que sufren más de depresión. Hay mucho bullying, hay gente que sufre y estaría bueno pararlo. No por el simple hecho de estar enojado consigo mismo uno tiene que descargar su furia en el otro, eso no está bien y la gente lo sabe y lo sigue haciendo. Hay que hacernos escuchar”. El testimonio refleja cómo viven las y los adolescentes de hoy dentro y fuera de las redes sociales. El pedido enviado por Sofía apunta a que “no hay que quedarse callado”. Más de la mitad de los chicos y las chicas atacados no acuden a ningún adulto para buscar ayuda, y sí lo hacen con sus pares.

Experiencias reales
“Como soy como persona dentro de las redes sociales es lo que voy a comunicar a mis hijos”, “las redes sociales no son en sí mismas malas, dependen cómo se usen”, “siempre estamos cerca de nuestros hijos para ver cómo navegan”, estas son expresiones de personas adultas, muchas de ellas famosos que fueron consultados respecto a qué le enseñan a los pequeños de la familia.
Otra de las actividades propuestas fue una obra de teatro realizada por alumnas y alumnos de 6° grado, participaron más de 300, “es una estrategia con los protagonistas del trabajo, es muy efectivo porque pone a los pibes en el centro y los hace participar, se convierten en recreadores comunitarios que reciben información, lo hacen junto a especialistas del circo y el clown que capten, primero su atención, y después trabajan las problemáticas de ciberbullying y grooming”. Esto se lleva adelante a través de dos historias recreadas donde se pone el cuerpo, “esto permite llegar desde la empatía, el ponerse en el lugar del otro, poder analizar las situaciones desde distintos enfoques”. La sede de esta actividad se concentró en el Cultural de Tiro, y convocó a niñas y niños de diferentes programas municipales.

Una nueva construcción
Cómo construir ciudadanía digital es uno de los puntos centrales del Programa de Convivencia Digital. “Es hablar de derechos y responsabilidades que tenemos como personas que vivimos en un país en un mundo digital, como un nuevo espacio”, definieron frente a trabajadores sociales, organizaciones sin fines de lucro, representantes de Missing Children, Argentina Cibersegura, educadoras, comunicadores y público en general. “En el último tiempo estuvimos investigando cómo se está moviendo el tema del uso responsable y crítico de internet”, introdujeron desde El Faro. “Queremos ayudar para que la niñez se desarrolle en el actual mundo social, que está condiciona por los medios de comunicación digitales”.
Niñas y niños están frente a pantallas durante 50 horas semanales, el aporte ilustra la situación de la infancia en las infinitas casas familiares. “Los contenidos que consumen y crean en estos espacios tienen un profundo impacto en su desarrollo social, cognitivo y físico”. A esto, se suma que Instagram en Argentina es la red más utilizada entre los 13 a los 17 años, entre 2012 y 2018 se ven diferencias importantes, en el primer año citado el 41% tenían celular y en este año ascendió a un 89%, en los datos aportados por una entidad norteamericana, “si bien no es un aporte local, no se diferencia tanto en el consumo entre ese país y el nuestro”, poniendo como máxima función al celular como un elemento de distracción y uso en tiempo libre. Por lo tanto, se hace necesaria la mirada atenta de los adultos, tanto padres como docentes sobre estos avances y las consecuencias que pueden generar.

Autor: Redacción EcoDias