En marcha Cultura

Fecha: Lunes, 26 Mayo, 2014 - 08:08

Museo en clave histórica

El Museo y Archivo Histórico de la Ciudad abrió sus puertas en las nuevas instalaciones, un rescate de 60 años de trabajo y miles de personas recreadas en el ex Hotel del Inmigrante. "Una historia sintética de la ciudad", definió Sergio Raimondi, el titular del Instituto Cultural, que ya fue visitado por cientos de bahienses a semanas de su reapertura.

No se reinaugura un museo todos los días: el nuevo Museo Histórico es testimonio de una Bahía Blanca que puede en este presente revisar su propia historia. "El espacio del Museo Histórico es el lugar donde los vecinos, los estudiantes, tenemos que pensar y elaborar nuestra propia historia para caminar de otro modo por la ciudad", aseguró Raimondi. El nuevo edificio fue definido como monumental e innovador.

Su historia
El Museo y Archivo Histórico Municipal fue creado en 1943 sobre la base de la sección histórica existente en el Museo de Bellas Artes y el Archivo Histórico de Bahía Blanca, creados en 1931 y 1933 respectivamente. El proyecto se concretó el 29 de octubre de 1951, instalándose en el subsuelo del Teatro Municipal. "Un museo no es una colección de objetos, menos que menos un depósito de antigüedades. Un museo como este es una invitación a conocer la ciudad en la que vivimos, no sólo su pasado, también su presente". En el año 1992, se produjo un hecho fundamental en la historia de la ciudad y del propio museo, el Ejército entregó el predio al intendente Jaime Linares y a la directora de la institución, Ema Vila. Debieron pasar 22 años, hicieron falta una llave, un nivel y una sierra, 56 caños de 6 metros cada uno y 240 nudos de metal, unas tantas bandejas y paneles y 1000 tubos de PVC y otras tantas piezas de goma para lograr una muestra despojada y versátil. Con ingenio y voluntad del personal de museo se construyeron 6 bastidores o andamios metálicos que, distribuidos a lo largo y ancho de la sala, son los dispositivos que ofician de soporte de la muestra. Cada uno de estos módulos, con sus diferentes ángulos y altura, aloja objetos, fotos y textos que remiten a diversos momentos de la historia de la ciudad.
Por su parte el Archivo surgió por iniciativa del concejal Francisco De Salvo, desde su origen tuvo como misión reunir toda la documentación histórica sobre la fundación de la ciudad y su posterior desarrollo, con el objeto de preservarla para las futuras generaciones que se interesen por la historia de la ciudad. La documentación que se preserva está vinculada con el Municipio, las instituciones o empresas públicas y privadas de la ciudad, como también de particulares y sus registros son diversos como películas, planos, fotografías, documentos, recortes periodísticos y publicaciones. “Nos queda aún pendiente la organización del Archivo”, agregó Ana Dozo, actual directora. “Diarios y periódicos, planos, documentos y cuadros quedaron para el final” de la mudanza, por ser los materiales más sensibles.

Recomendados
La calle Saavedra 951 se corona con una entrada de puertas doradas y el protagonismo compartido con un nido de horneros, el ingreso se logra trasponiendo las inmensas puertas de madera. Desde el hall de entrada se ve un piano y unas mesas de bar. La confitería hace su despliegue de existencia en “lo que será un lugar de reunión, de eventos musicales y estadía para los visitantes del Museo”. La invitación comienza “con relatos, investigaciones y estudios, mitos, intereses y verdades muchas veces en disputa, la historia de Bahía Blanca se produce día a día”. En la sala principal está montada la muestra cronológica en los andamios. "Queremos presentar la idea de que la historia es una construcción". Descrito como un lugar dinámico y atractivo, para que los visitantes aporten lo suyo para leer la muestra del Museo, "es una estrategia montarlo de esta forma para que la historia sea un instrumento". Los soportes de objetos, testimonios, documentos y fotografías, conforman un relato plural de más de 10 mil años de historia. Los habitantes originarios, los primeros momentos de la vida local, el puerto y sus riquezas laneras, pesqueras, cerealeras, el tren y el correo, la pujanza de los inmigrantes, la evolución hacia lo comercial e industrial, la cultura plasmada en las escuelas, en las calles, en la nueva conquista del espacio público, el Juicio a los Genocidas. La colección está formada por el patrimonio tangible e intangible. A los 1600 objetos hay que sumarle un trabajo de construcción y recorrido del relato histórico. En su mayoría estos elementos fueron donados por vecinos de la ciudad, mientras que una parte minoritaria proviene de dependencias municipales y organismos estatales.
Sobre el fondo de la sala principal se encuentra el Gabinete de curiosidades. "Encontrarán los objetos más disímiles, desde los pequeños gatos de porcelana hasta los armarios de los bancos, un bolillero gigantesco, la primera silla de partos del Hospital Municipal, distintos carteles de diferentes momentos de la ciudad, la piedra del Molino Godio, por un lado, tenemos una historia sintética de la ciudad con mucha información y con diversas interpretaciones y por otro lado, en el gabinete de curiosidades, una aparente acumulación arbitraria de objetos, que invita a decodificar por qué están uno al lado del otro”.
Hay una serie de estanterías a recorrer en las que descansan teléfonos de todo tipo y color, radios para todos los gustos, sillas, valijas, jarros de metal y aparatos de hospital. “Sepan que este cocoliche que marea a cualquier experimentado, hace, aunque uno a simple vista dude, a los incontables, míticas y verídicas historias de nuestra ciudad. Sólo es cuestión de que la curiosidad se despierte”.
Más allá de los 1568 metros cuadrados del sector techado, gana el cielo un patio; otro sitio para compartir, que contará su propia historia.
“Cuando cargamos el último objeto nos quedamos en silencio en el espacio vacío”, en la anterior sede de Dorrego y Zeballos. Fueron 59 viajes para mudar objetos y documentos, el Archivo y Museo estrena sede, y la renovación de la muestra es una invitación a “leer” la historia local junto a sus visitantes.

Para el público
Museo y Archivo Histórico de la Ciudad
Saavedra 951
Miércoles a domingo: 15.30 a 18.30 hs.
Martes a viernes: 9 a 12 hs.

Autor: Redacción EcoDias