LA CRITICA Cine

Fecha: Martes, 17 Octubre, 2017 - 00:00

Los que aman odian

Esta es la primera versión cinematográfica de la única novela escrita en colaboración por Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares. Una especie de osadía por el peso literario de esos nombres y por necesitar de una reconstrucción de época lo cual siempre es caro y complicado.
El director Alejandro Maci sale bien del desafío porque su opera prima fue El impostor (1997), una traslación de la novela homónima de Ocampo y a través de su larga carrera televisiva ha versionado otras obras de la sutil escritora argentina.
El cuidado evidente con que se ha hecho la ambientación en exteriores como en interiores está entre lo mejor del largometraje y se debe a la dirección de arte de Mercedes Alfonsín -en el pasado se hubiera hablado de escenografía pero ese término tomado del teatro sólo abarca parte de lo que necesita el cine-, destacando en particular las tomas del antiguo tren en movimiento.
De hecho, todo comienza en ese tren que conduce al homeópata Enrique Huberman -Guillermo Francella “desfrancellado”- al hotel que su prima regentea cerca de Orense en un caserón solitario frente al mar, donde buscaba tranquilidad pero encuentra a Mary.
Antigua paciente y joven seductora -Luisana Lopilato estilo vamp- que lo tuvo a mal traer en Buenos Aires y volverá a hacerlo allí, entre tormentas de arena e intrigas, hasta que la muerte de uno de los huéspedes cambia la atmósfera emocional por las sospechas cruzadas.
La novela corta original era una mezcla entre el policial de “cuarto cerrado” -como muchos de los que Bioy y Borges editaron en la Colección Séptimo Círculo a partir de 1945, sacó al género del segundo plano y se cita en los libros que tiene Mary en su habitación- y la mirada sensible y cruel de Ocampo sobre la infancia.
Lo primero está bastante logrado al recuperar la gestualidad y el lenguaje del cine de la década del 40; lo segundo apenas, salvo en los toques de humor irónico y el final.
El casting acierta de lleno en los secundarios -en especial la prima que interpreta Marilú Marini y el comisario de Carlos Portaluppi- y parcialmente en los protagónicos de Francella y Lopilato, que lucen por separado pero juntos carecen de química.
El conjunto se hubiera beneficiado con unos pocos minutos menos, pero este suspenso a la argentina funciona.

Dirección:
Alejandro Maci
Guión: Esther Feldman, Alejandro Maci
Fotografía
:
Julián Apezteguía
Música: Nicolás Sorín
Origen:
Argentina - 2017
Calificación: Solo apta para mayores de 13 años, con reservas
Intérpretes: Guillermo Francella, Luisana Lopilato, Juan Minujin, Marilú Marini, Mario Alarcón, Jimena Bustos, Carlos Portaluppi

Autor: Silvana Angelicchio