¿Quién no esperaba los recreos para ir al kiosco? ¿Quién no se perdió todo

Fecha: Martes, 25 Octubre, 2011 - 10:11

Kiosco Saludable

Kiosco Saludable

¿Quién no esperaba los recreos para ir al kiosco? ¿Quién no se perdió todo
el receso haciendo cola para comprar un alfajor que quedaba inevitablemente
para el otro timbre?
En esta edición presentamos un kiosco de escuela distinto, donde además de
alfajores, caramelos y chupetines, los chicos pueden comprar yogures,
frutas y cereales.

El día que en las escuelas se celebraba el Día de la Familia, en la Escuela
Primaria Básica Nº 63 y en la Escuela Secundaria Básica Nº 306 ocurría algo
distinto a lo de todos los días: abría las puertas un nuevo kiosco. No
nuevo porque no hubiera, ni nuevo porque cambió de lugar, sino que a partir
de esa reinauguración el kiosco de esas escuelas pasaba a ser un “Kiosco
Saludable”
“El proyecto del kiosco es un proyecto educativo muy ambicioso, idea de la
Fundación Cecilia Grierson sobre alimentación, confeccionado por
profesionales que integran la fundación y que está en funcionamiento desde
el año 2004”, comenzó detallando la dra. María del Carmen Striebeck de
Amorín, presidenta de la entidad ubicada en Belgrano 59, y aclaró: “Como
todo proceso educativo, lleva tiempo para que se haga masivo. Necesitamos
hacer el cambio y justificar por qué. Una alimentación saludable nos
permite crecer y desarrollarnos. Nos permite rendir mejor en el trabajo,
estudio o deportes y previene enfermedades. Ofrecemos alternativas de
alimentos que te ayudan a prevenir muchas enfermedades relacionadas con la
alimentación poco saludable como sobrepeso, presión arterial elevada,
diabetes, colesterol y grasas elevadas en sangre contribuyendo con una
alimentación rica, nutritiva y sana”.
El objetivo del proyecto es concientizar masivamente acerca de la
importancia de una alimentación saludable y desde hace un mes se implementa
en las dos escuelas locales - EPB Nº 63 y ESB Nº 306- a través de sus
kioscos. Ambas entidades comparten edificio en Vicente López 1351.
“Pensamos en una escuela pública con muchos alumnos. Estas escuelas cuentan
con 1200 alumnos, que serían los beneficiarios directos, y tenemos 5000
indirectos entre las familias y allegados de los chicos”.
Con el kiosco saludable, los alumnos y alumnas de los mencionados
establecimientos encuentran, además de las clásicas golosinas, alimentos
más sanos, como lácteos, frutas y cereales: “Trabajamos con equipos
técnicos, profesionales de nutrición y de la salud, pensando en que un
cambio en la salud de los chicos y de la familia era muy importante para
ayudar a prevenir enfermedades no trasmisibles del adulto y del niño
también como la diabetes, obesidad y otras enfermedades”, aportó la
presidenta de la fundación.
Con el proyecto, la fundación se ha hecho acreedora de varios premios,
entre ellos, el Premio Cercanía con Comunidades Educativas de Fundación
Telefónica y una mención especial en el Premio Banco Galicia - Revista
Chacra a la Gestión Solidaria del Campo, además de haber sido seleccionada
en los premios Moviliza / Ashoka / Mc.Kinsey y en el "Philips Vida".

Las verdaderas hacedoras del proyecto
Dentro de la escuela, las encargadas de llevar adelante el proyecto, de
recibir capacitación y controlar los productos son las madres del Club de
Madres de la Escuela Nº 63, que también atienden el kiosco.
Dos de ellas -de las quince que conforman el grupo- participaron del
encuentro con EcoDias. Son Ana María Montepietra y Analía Lomáscolo de
Saltari: “Somos del Club de Madres de la Escuela Nº 63, tomamos el
compromiso de llevar adelante el kiosco, los chicos lo aceptaron muy bien,
porque la propuesta es muy interesante. Los chicos cambiaron los hábitos en
su manera de comprar, incluso este año suprimimos los helados, por lo que
están consumiendo frutas y yogures”, manifestó Ana María.
Mientras, Analía sumaba la respuesta de los chicos, que “es bárbara, han
cambiado su forma de comprar, de comer, incluso lo trasmiten en su casa.
Tratamos de tener opciones para que tengan de todo, no les sacamos las
golosinas, pero les damos opciones saludables. Los chicos tomaron también
este compromiso, colaboraron con la decoración del kiosco con láminas, con
carteles con información con la ayuda de los docentes, y los profesionales
de la fundación. El compromiso se transmitió en toda la escuela”.

La voz profesional
Una de las creadoras del proyecto y trasmisora a los docentes, mamas y
alumnos fue la lic. en Nutrición Mariana Inchausti. Fue ella quien delineó
el proyecto y seleccionó los alimentos que necesitan los niños y
adolescentes en esta etapa de las vidas.
“La elección de los alimentos tuvo que ver con el lugar físico y los
recursos con los que cuenta la escuela dentro del quiosco, si tenían
refrigeración y si estaban envasados, o depende del grado de manipulación
de alimentos que podían tener las madres que manejen el kiosco. Pero
principalmente tuvimos en cuenta la prevención de enfermedades crónicas no
trasmisibles, especialmente con las que tienen que ver con el aparato
cardiovascular. Por eso la elección de alimentos y de golosinas libres de
grasas trans, grasas hidrogenadas que son muy nocivas para el aparato
cardiovascular, alimentos bajos en sodio, alimentos con más cantidad de
fibras. Incorporamos frutas frescas y alimentos con poca azúcar
concentrada”.
Antes de la inauguración del kiosco, la profesional brindó charlas con los
maestros de la escuela primaria que a su vez transmitieron los contenidos
en las aulas. En las charlas se detallaban los cambios en el kiosco, los
fundamentos de los mismos y los beneficios de comer saludablemente.

A mover el esqueleto
Otro hábito al que apunta el programa es hacer actividad física todos los
días, como contribución a mejorar la salud y a mantener un peso corporal
saludable.
La recomendación es realizar entre 30 a 60 minutos de alguna actividad
física placentera todos los días. “Pasá menos tiempo frente a las pantallas
(TV, computadora, jueguitos), usá menos el auto o colectivo, caminá, andá
en bicicleta, usá las escaleras en lugar del ascensor, bailá, nadá, jugá a
la pelota, realizá actividades al aire libre, en familia o con amigos”.

Consejos del programa “Kiosco Saludable”

● Consumí una amplia variedad de alimentos incluyendo todos los grupos
● Consumí proporciones adecuadas de cada grupo de alimentos
● Come diariamente vegetales de diferentes colores
● Come más ensaladas y frutas
● Consumí variedad de carnes, incluyendo pescado –todas las semanas-. Quita
la grasa visible y la piel del pollo. Cocínala bien
● La leche y derivados (yogur, queso) son importantes para todas las
edades. Opta las variedades descremadas o bajas en grasas. Ingerí cuatro
tazas de leche o yogur por día (una rebanada de queso reemplaza a una taza
de leche).
● Come muy pocas grasas como la manteca, margarina, crema de leche,
mayonesa, etc. Evita los alimentos ricos en grasas trans.
● Disminuí el consumo de sal y de los alimentos salados.
● Elegí alimentos y bebidas con un nivel bajo de azucares agregados.
Aportan calorías con muy pocos o ningún nutriente.
● Evita el consumo de bebidas alcohólicas.
● Elegí agua potable para beber y preparar los alimentos.
● Lava bien las frutas y verduras antes de comerlas.
● Lavate bien las manos antes de preparar los alimentos y/o comer
● En lo posible realiza 4 comidas al día. El desayuno siempre tiene que
estar presente.
[pic]

Autor: Redacción EcoDias