Cuando Argentina era potencia y andaba en rastrojero Cultura

Fecha: Sábado, 24 Junio, 2006 - 00:00

Hecho en Argentina

El domingo 2 de julio a las 18 hs. se proyectará en Ferrowhite el documental El Rastrojero. Utopías de la Argentina Potencia, ópera prima de los realizadores Marcos Pastor y Miguel Colombo con la producción de Laureano Ladislao Gutiérrez. Con entrada libre y gratuita, al finalizar la película se realizará una charla con Marcos Pastor, uno de los directores.
Por medio de un poderoso material de archivo -en muchos casos inédito-, entrevistas a los protagonistas y reconstrucciones, el documental narra la historia del nacimiento, desarrollo y prematura defunción del mítico Rastrojero, la primera camioneta construida íntegramente en el país.
“La película surgió de una charla de vacaciones con Miguel Colombo -cuenta Marcos Pastor-. Su padre, que hoy es profesor de karate, trabajó en la fábrica Rastrojero toda su vida. Empezó a laburar a los 17 años, cuando se fue de Entre Ríos, donde vivía, para Córdoba. Trabajó treinta años en la fábrica hasta que la cerraron, y vivió todo el proceso, desde la creación de la fábrica de autos hasta la liquidación, que la tuvo que hacer él. Empezó como aprendiz de tornero y terminó como gerente de producción. Nos pareció que estaba buena la historia para hacer algo con eso y empezamos a investigar. Estuvimos investigando un año y después fuimos a Córdoba a filmar las entrevistas. Después hubo un trabajo de investigación de archivos fílmicos que llevó varios meses. En total la película de El Rastrojero llevó tres años”.

El Rastrojero aporta un contundente testimonio audiovisual sobre los orígenes y el desarrollo del modelo de estado industrializador de los primeros gobiernos peronistas. La camioneta fue diseñada y producida en Córdoba por I.A.M.E. (Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado), un impresionante y pionero parque industrial que construyó el 1952 el gobierno de Perón. En el año 1980 esa industria fue desguazada y sus maquinarias vendidas como chatarra, víctima directa del modelo económico que implementó la dictadura militar de 1976-83.

Marcos Pastor y Miguel Colombo son dos jóvenes egresados como montajistas de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica y aportan a la nueva generación de documentalistas el valor de una minuciosa investigación de archivos fílmicos, cuyo rescate en sí mismo alcanza para reinstalar en el debate público los sueños y las proyecciones de una “Argentina Potencia”.
El Rastrojero. Utopías de la Argentina Potencia se estrenó en el 8° BAFICI (Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente), en el mes de abril, y su función en Ferrowhite es una suerte de avant premiere, dado que todavía no se estrenó en salas comerciales.

Bahía-Vancouver, diez meses en Rastrojero
Juan Alberto Cozzi, su mujer Graciela y sus hijos Guillermo de 11 años y Susana de 10, partieron de Bahía Blanca el 13 de junio de 1977 y volvieron el 13 de abril de 1978, una semana antes del mundial, después de haber recorrido 60.000 km de continente americano y haber llegado hasta la ciudad canadiense de Vancouver en Rastrojero, la camioneta industria nacional. Un viaje gasolero, por el vehículo y porque -como cuenta Juan Alberto- “hasta Colombia gastamos nada más que 300 dólares”. Y agrega Graciela “comprábamos frutas, verduras y yo cocinaba, para ahorrar”. Llevaban una carpa que se armaba sobre el techo de la camioneta.
Graciela escribió cinco cuadernos dando cuenta del viaje, en los que registró las visitas al Museo Antropológico de México, un par de choques, la invitación como “atracción principal” a una reunión de propietarios de casillas rodantes en Louisiana, algún que otro vuelco y el orgullo de posar con la Rastrojero en el Gran Cañón del Colorado.
A la vuelta I.M.E. (Industrias Mecánicas del Estado) les regaló una rural y exhibió la heroica (y golpeada) camioneta en distintos concesionarios con el lema “Desde Argentina a Canadá, o durante años en su trabajo. Ni más, ni menos. Lo justo”. Lo que la publicidad estatal remarcaba permitía asociar las características de la Rastrojero (austera y confiable) a las de un ideal mundo del trabajo y de la industria nacional. Sin embargo, lo que por esos años no era ni austera ni confiable era la política económica del gobierno de facto, cuyas consecuencias fueron, entre otras, que en 1980 I.M.E. fuera desguazada y sus maquinarias vendidas como chatarra.
Ahora, prosigue Juan Alberto Cozzi, “la original está en el campo, pasando Chapalcó, y la que nos regaló la fábrica la heredó Susana. Ahora ya no se fabrica más, eso está en el mundo de los recuerdos”.
No era la súper camioneta, no saltaba de un avión ni tiraba de un tren, pero cuando en Illinois un 0 km la chocó desde atrás, el automóvil fue a parar a un desarmadero. ¿Y la Rastrojero? La Rastrojero de los Cozzi fue atada con alambre, como corresponde, y siguió viaje.

Autor: Marcelo Díaz