Gratiferia Interés general

Fecha: Domingo, 12 Febrero, 2012 - 09:03

Donde el dinero no sirve

No hay trueques, canjes ni dinero de por medio, simplemente uno se puede llevar lo que otro expone. Una gratiferia es una feria donde todo es gratis. El movimiento se está expandiendo por toda Sudamérica, México, España. Bahía Blanca ya tiene la suya.

Un sábado cualquiera uno se puede encontrar con algo común en la plaza Rivadavia como pueden ser un grupo de feriantes. Deja de ser común al momento que uno se acerca y comprueba que de esos improvisados stands, quienes asisten se pueden llevar realmente lo que quieran sin pagar nada y sin dejar ningún producto a cambio.
Se trata de las llamadas gratiferias que se realizan en todo el país y que ya tienen su lugar en Bahía Blanca. Cualquiera puede participar llevando sus cosas de las que se quiere desprender para que otra persona las aproveche.
El lema es “Trae lo que quieras o nada, llevate lo que quieras!”.
El creador del concepto de gratiferia y del movimiento es Ariel Rodríguez Bosio, quien en comunicación con EcoDias amplió el significado de una gratiferia: “Es una feria donde todo es gratis, no movida por intereses comerciales, sin búsqueda de beneficio personal. No es trueque, no hay sentido de reciprocidad. Se hace en plazas, ferias a cielo abierto, clubes, etc. Armamos mesas o ponemos lonas en el suelo, a veces un perchero y disponemos lo que liberamos del concepto de propiedad privada y liberamos para que sea tomado por quien desee”.
Según explicó, el espíritu del movimiento es la búsqueda del bien común, sanar la ilusión de escasez, sembrar altruismo y vínculos basados en la cooperación, en lugar de la competencia: “Se hace en muchos barrios de Capital Federal, en muchas localidades del interior de Buenos Aires, en casi todas las provincias argentinas, en casi todos los países de Sudamérica, en Méjico, España e Italia y cada día se suman más y más”.
Sólo en Capital y Gran Buenos Aires, dijo, se realizan unas diez gratiferias por fin de semana. En otras localidades son mensuales, semanales y las hay hasta itinerantes: “La concurrencia es variable desde decenas a centenares de personas cada tarde”.
Todos, seguramente, tenemos cosas en nuestras casas que ya no usamos o no nos sirven. El tema es que a otro le pueden servir y quizás, justamente, otros tienen cosas para dar que a nosotros nos serían útiles. Igualmente, vale insistir en que no existe ningún compromiso de intercambio o trueque y mucho menos de plata. En las gratiferias el dinero no sirve absolutamente para nada.
Lo que sí hay son algunas recomendaciones para quienes participan, “como que las cosas deben estar en buen estado, sin roturas y limpias”.
También se sugiere no llevar medicamentos y objetos diseñados para dañar tales como armas o revistas de cacería: “El objetivo es tanto el no objetivo, es decir la acción presente autosustentada. Disfrutar y vivir la Gratiferia como un encuentro y un disfrute y servicio en el aquí y ahora, tanto como la pretensión de sembrar una nueva cultura, un Gratimundo donde compartamos sin acumular ni privar a nadie de la abundancia”.

No todo se compra
Bahía no se quedó atrás y desde hace algunos meses cuenta con su propia gratiferia, la que va creciendo jornada tras jornada: “Una gratifería es un grupo de personas desinteresadas y desprendidas, las cuales piden y dan sin querer algo a cambio, es dejar atrás eso de que todo tiene que ser comprado. No hay canjes, ni trueques y obviamente no hay dinero de por medio”, explicó a EcoDias Geraldinne Vargas Cruz, una de las coordinadoras de la gratiferia local quien destacó el hecho de dejar atrás el dinero y sacar ese espíritu solidario que permite dar sin querer algo a cambio: “Desde el mes de noviembre se vienen realizando periódicamente una o dos veces por mes. Se hace en la plaza Rivadavia y suelen participar aproximadamente 20 o 30 personas o más, entre ‘feriantes’ y personas que adquieren lo ‘feriado’. Lo que más se notó fue el interés de las personas en querer participar. Se escuchaban cosas como: ‘¿Cuándo es la próxima?’, ‘Tengo en mi casa un montón de cosas que no uso y las puedo dar’, y también ‘¿En serio es gratis!!?’”.
Ropa, juguetes, herramientas, revistas, instrumentos, CDs, juegos, elementos de vajilla. En una gratiferia puede haber de todo y destinado a quien quiera tenerlo: “Lo más importante es que acá no hay líderes, la gratiferia somos todos, las normas son claras, el nombre lo dice todo ‘grati’ de Gratis, normas ya nombradas como ‘No dinero’, ‘No trueques’”.

No todo se vende
En Bahía, el movimiento no acaba en los encuentros de los sábados sino que también se cuenta con un grupo de Facebook: “Alguien tiene??....Yo Tengo!! BAHÍA BLANCA”, al que cualquiera puede acudir con las mismas modalidades de la gratiferia. Más de mil personas ya forman parte del mismo: si se quiere dar algo, se lo publica, y si se quiere pedir, se publica lo que se necesitas.
“Por lo general, encuentras alguien que quiere lo que das y alguien que tiene lo que buscas, a veces requiere de más paciencia o en otros casos es inmediato. Cuando las personas llegan a un acuerdo se entregan las cosas ya sea en la gratiferia o hacen una cita”.
Si bien originalmente una gratiferia no está orientada a ayudar a los más necesitados sino a que ellos también se sumen, en Bahía Blanca se aprovecha el espíritu solidario de los participantes de la gratiferia para ayudar a familias de bajos recursos. Los resultados, contó Geraldinne, fueron muy buenos: “Se ayuda en lo que más se puede, cosas como ropa, zapatos, alimentos no perecederos, cunas, juguetes. Hay personas que hasta han necesitado donadores de sangre voluntarios. Por ejemplo, en diciembre se hizo una colecta de juguetes para los niños de escasos recursos”.
La gratiferia es un éxito, dice Geraldinne, ya que cada día se agregan más personas para formar parte, todos coincidiendo en que el dinero no es todo en la vida: “Lo mejor sería que toda Bahía se sumara, hay tantas cosas en casa que no se usan y tantas personas necesitando, que entre más seamos, será posible dejar el dinero atrás y que sea de alguna manera obsoleto”.

¿Cómo participar?
La gratiferia se realiza los segundos sábados de cada mes en el centro de la Plaza Rivadavia. Además, se puede formar parte uniéndose al grupo de Facebook con el usuario Alguien tiene??....Yo Tengo!! BAHÍA BLANCA.

Autor: Redacción EcoDias