Universidad Nacional del Sur Locales

Fecha: Lunes, 23 Abril, 2012 - 16:51

Comenzó a andar

El Consejo Asesor de la Subsecretaría de Derechos Humanos creado hace un bimestre atrás por el CSU tuvo su reunión constitutiva el 9 de abril pasado. Participaron la mayoría de las instituciones y organismos invitados, entre los que se encuentra la Cooperativa EcoMedios, responsable de la edición de este periódico.

En su plenario del 29 de febrero pasado, el Consejo Superior Universitario (CSU) de la Universidad Nacional del Sur (UNS) creó la Subsecretaría de Derechos Humanos de la casa de estudios. Tal como informó EcoDias, el proyecto surgió del oficialismo y fue apoyado por las listas opositoras de docentes Integración y la de trabajadores Azul, pero no por Línea PHI, vinculada a la corporación judicial y autora de un proyecto alternativo elaborado contrarreloj que recibió el apoyo de la bancada de Universidad, agrupación que supo contar entre sus filas al ex “asesor universitario” de Destacamento 181 de Inteligencia del Ejército durante la última dictadura, el magistrado y docente Néstor Montezanti.
La iniciativa finalmente aprobada contemplaba la creación de un Consejo Asesor, herramienta con que cuentan todas las carteras de la UNS. Pero en este caso con una innovación importante: sus más de veinte bancas serán ocupadas por otras tantas entidades extrauniversitarias invitadas, entre las que se cuentan organismos de Derechos Humanos, el Concejo Deliberante y el Ejecutivo Municipal, las centrales obreras, los centros de estudiantes de la UNS y representantes de los gremios docente y no docente de la casa de estudios.

Nació en abril
El último lunes 9 de abril, el Consejo Asesor tuvo su reunión constitutiva. El encuentro, que se realizó en el recinto de sesiones del CSU, estuvo presidido por el rector Guillermo Crapiste y su secretario privado Pedro Silberman, interinamente a cargo de la cartera. Según se informó, participaron todas las entidades invitadas, a excepción de la Comisión de Apoyo a los Juicios por crímenes de lesa humanidad y la regional Bahía Blanca-Coronel Dorrego de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA).
Al cabo de la reunión, no sólo quedó formalmente constituido el Consejo sino también sus primeras comisiones, que se encargarán de abordar aspectos sensibles e inherentes al funcionamiento del cuerpo que asesorará a la Subsecretaría y elaborará dictámenes acerca de proyectos que, previa aprobación del CSU, serán puestos en práctica por el rectorado de la UNS.
Se trata de las comisiones de:
• Interpretación y Reglamento: se encargará de elaborar un Reglamento que regule el funcionamiento del cuerpo. Vale aclarar que durante la misma reunión se presentó una propuesta en tal sentido, que deberá ser evaluada y ratificada o reelaborada por el propio Consejo Asesor.
• Trabajo y Discapacidad: evaluará eventuales modificaciones a normas vigentes, para facilitar el ingreso de personas con discapacidad a la planta de trabajadores de la UNS.
• De Eventos: estará abocada a la unificación de la agenda global en torno a la temática de Derechos Humanos en la ciudad; y
 • De Reparación y Memoria: trabajará en rescatar los nombres de docentes y trabajadores de la UNS que resultaron sancionados, suspendidos o cesanteados durante la última dictadura cívico militar.

“Un correlato institucional”
Pocos días antes de realizarse la reunión constitutiva a que se hace referencia en esta misma nota, el docente y secretario privado del rectorado Pedro Silberman, interinamente a cargo de la Subsecretaría de Derechos Humanos, explicó la génesis del proyecto.
“Siempre se plantea que el tema de la planificación es una entelequia, una necesidad de todos de tener certezas. Pero las cuestiones en la vida no pasan porque uno las planifique, sino que se van desatando proyectos y se van desarrollando y si se da el contexto y una serie de circunstancias van creciendo y germinando ideas”, subrayó. Posteriormente, en oportunidad del discurso con que abrió las jornadas de conmemoración del Día de los Derechos Humanos en la UNS, el propio rector Crapiste utilizó conceptos similares a la hora de trazar –con una impronta autocrítica- lo actuado en la materia por la institución.
Durante el diálogo radial en “La Máquina de Hacer Mañana”, Silberman agregó que el surgimiento del proyecto “en algún momento tuvo que ver con ampliar la mirada a una política que incluya a todas las generaciones de derechos humanos. La Universidad en el último tiempo ha venido avanzando en eso”, recordó antes de enumerar como acciones en tal sentido los avances en materia de ampliación en el acceso a la educación superior, la oferta académica para adultos mayores, la profundización de un posicionamiento en torno a los delitos de lesa humanidad, la presentación de la institución como querellante en la causa que investiga el asesinato de David “Watu” Cilleruelo y la prestación del recinto para el desarrollo del juicio contra diecisiete represores que, durante la última dictadura cívico militar, actuaron bajo jurisdicción del V Cuerpo de Ejército.
Al momento de elaborar el proyecto, narró, “lo que nos pareció es que esto no podía ser una cuestión de iniciativas personales, individuales o de gestiones sino que tenía que tener un correlato institucional, un rango jerárquico y una estructura, cogobernada y cogestionada por organizaciones con trayectoria en derechos humanos, de dentro y fuera de la Universidad”.
“A partir de eso, empecé a hablar con las personas que tenían mayor trayectoria en esto, con la idea de incluirlas y de generar un espacio para la problemática y con todos los actores que estaban en ella”, añadió Silberman, quien reconoció, en ese sentido, el aporte de los referentes de la lista Azul y de Integración.  
En opinión del funcionario, la Subsecretaría será “una estructura que va a ir mucho más allá de las personas y gestiones y va a tener una legitimidad propia de la sumatoria de la legitimidad de cada una de las organizaciones”.
En este marco, insistió, la creación de la cartera “no fue planeada, sino que se fue dando. Pero llega en un momento en que va a ser un hito en la vida institucional, al menos en este tema. Porque todos los que tuvieron que sostener la bandera de esta lucha desde afuera y con dificultades, ahora van a estar en una situación mucha más central y con autonomía”.

Fuente: Entrevista a Pedro Silberman en La Máquina de Hacer Mañana, programa coproducido por EcoMedios en radio LU3.


Autor: Redacción EcoDias