Epilepsia en niños Salud

Fecha: Lunes, 26 Marzo, 2012 - 16:25

Ahuyentar el miedo

Los padres suelen tener muchos temores al enterarse que los hijos pueden tener epilepsia. Sin embargo, según el tipo de la enfermedad, el tratamiento puede ser corto y con una evolución muy satisfactoria.

Si uno vivió u observó que alguien sufría una convulsión producto de la epilepsia, sabe que la sensación no es de las mejores y provoca muchos miedos. Pero uno también tiene que saber que existen tratamientos para esa enfermedad y que, según el caso, éstos resultan tan positivos que el paciente puede llevar una vida totalmente normal.
En este caso nos vamos a referir a la epilepsia en niños y si pensamos en estadísticas, entre el 1 y 2 por ciento de la población pediátrica tiene o tuvo epilepsia: “Esto es algo bastante frecuente que nosotros vemos en pediatría”, explicó a EcoDias el doctor Martín Peralta, especialista en Neurología Infantil (Mat. Prov. 2146): “Para definir que un paciente tiene epilepsia tiene que haber tenido dos o más episodios convulsivos, así se define la epilepsia”.
La epilepsia, señaló, es una enfermedad crónica cuya característica es que los pacientes presentan convulsiones. Entre éstas, la más común es la tónico clónica generalizada en la que el paciente presenta movimientos incoordinados en todo el cuerpo.
En lo que refiere a epilepsia infantil, Peralta afirmó: “La vemos muy frecuentemente, las cosas han evolucionado mucho en epilepsia y esta idea que tienen los padres siempre que vienen a vernos en la consulta, de que nosotros cuando damos el diagnóstico de epilepsia, ellos piensan que su hijo va a tomar una medicación de por vida, no es tan así”.
Hay pacientes que deben recibir la medicación durante un período de dos años, según cada caso en particular, pero para definir el tratamiento, se le debe poner nombre y apellido al tipo de epilepsia que sufre el paciente, “porque no significa que todas las epilepsias sean iguales, hay algunas que tienen una muy buena evolución y otras que no tanto. Cuando nosotros recibimos al paciente lo primero que tenemos que hacer es definir qué tipo de epilepsia tiene ese paciente y ahí vamos a poder hablar mejor sobre la evolución de esto”.
En los chicos, hay una epilepsia que es la más frecuente y aparece entre los 6, 8 y 10 años de edad: “Se llama epilepsia benigna de la infancia. Antes a estos pacientes se los medicaba, hoy si el chico hace una sola crisis, uno mantiene una conducta expectante y hasta puede esperarlo sin medicación porque un 30 por ciento de estos pacientes hacen una sola crisis en su vida y no la vuelven a repetir más”. En cambio, también hay pacientes con dos o más crisis que deben ser medicados, sin embargo la evolución suele ser muy buena.

Acompañamiento global
Hablábamos al principio de los miedos que suelen tener padres y chicos ante la epilepsia ya que realmente cuando surge una crisis provoca mucho temor. Así y todo, es necesario romper con algunos mitos para tomar la enfermedad con más naturalidad. Al respecto, el doctor Peralta señaló: “Creo que hay mucha cosa popular donde los pacientes creen que cada vez que tienen una convulsión se le mueren las neuronas y eso no es tan así. Si son convulsiones cortitas donde el chico no se tiene que internar, no pasa absolutamente nada. Lo que uno busca es que el chico no tenga convulsiones pero la verdad es que a los papás la palabra epilepsia les da mucho miedo y la medicina ha evolucionado tanto que la cosa no es tan así, como se creía antes”.
Se insiste con que le evolución depende del tipo de epilepsia que se presente lo cual es importante de destacar para, justamente, desterrar los temores: “Todo depende de qué tipo de epilepsia tenga. Si, por ejemplo, hablamos de la epilepsia benigna de la infancia que es la más común, que tenemos que medicarlo al chico, uno les dice a los papás que el hijo tiene que recibir tal medicación por dos años como mínimo y después probablemente la podamos suspender. Muchos no la vuelven a recibir nunca más. Hay otros tipos de epilepsia, generalmente las que empiezan en la adolescencia en donde la medicación se tiene que tomar durante mucho más tiempo”.
La epilepsia, cuando el tratamiento es corto y positivo, no deja ningún tipo de secuelas y los chicos llevan una vida totalmente normal.
Pero además de ello, también se necesita un acompañamiento importante porque, claro, el chico también vive sus temores: “Cuando vemos chicos de más de diez años o adolescentes, es toda una noticia nueva y a ellos también les da mucho miedo porque de un día para el otro se vieron con que estuvieron internados, que los ve un neurólogo que le pide un encefalograma, que empieza a tomar una medicación nueva y para los chicos estos es algo también difícil de poder llevar. Empiezan a tener más miedo como para poder salir, generalmente no quieren salir, quieren dormir con los papás porque les da miedo que les vuelva a pasar lo mismo, entonces se tiene que hacer un acompañamiento global de este paciente y siempre es bueno explicarles a los chicos también esto. Por experiencia, uno lo que ve es que los chicos empiezan así y con el tiempo esto disminuye y después vuelven a su vida normal. Pero durante el primer tiempo es común que tengan más miedo”.
Un punto insalvable al hablar sobre esta problemática tiene que ver con lo oneroso que resulta el tratamiento farmacológico: “La verdad es que las medicaciones para las convulsiones no son baratas, la obra social está obligada a cubrir por lo menos una parte de la medicación, y otros pacientes que tienen certificado de discapacidad, se les cubre el cien por ciento como enfermedad crónica. Pero son medicaciones costosas donde un tratamiento por mes significa un costo elevado”.
Hay algunos casos en donde la epilepsia tiene una predisposición genética, es decir, la información ya viene en los genes, pero en realidad no hay forma de predecir la enfermedad, cualquiera puede contraerla.

Autor: Redacción EcoDias